Sé bienvenido al reino del Trasgu

Sé bienvenido al reino del Trasgu. En este pequeño escondite se albergan sus tesoros más preciados.

lunes, 4 de noviembre de 2013

Un día en el plató de Águila Floja

La magia de la televilusión permite hacer creer que hay donde se carece, caso de "Águila Floja", muy floja en el reparto actoral, no hay más que fijarse en este tipo para comprobarlo.


Un comisario "metido a dedo" en la serie por su "Big brother", que repite tomas hasta la saciedad por su incapacidad para memorizar frases breves y una dicción espantosa que le boicotea constantemente. Una Loles León ausente cuando se dice "¡ACCIÓN!", asegurando al director estar atenta a las nuevas propuestas interpretativas y repitiendo exactamente lo mismo que en la toma anterior.


Afortunadamente esta balanza de despropósitos se equilibra con un Carlos Areces (Muchachada Nui) que no es el de la foto, humilde en la forma de ser y estar, un actor curtido por un pasado que le avala con el que da sopas con hondas a cualquiera de estos dos sujetos mencionados anteriormente. Un tipo que clava cada toma a la primera, se autocorrige sobre la marcha, pregunta cuando tiene dudas y demuestra que trae los deberes hechos de casa o de camerino.


Luego está este tipo de la foto, que cobró como figuración normal pero hizo un trabajo de Stuntman o Especialista, repitiendo con cada toma, ostia y caída contra el suelo, aunque lo más peligroso de todo es enfrentarse a un tartamudo que te coloca un pincho de acero a 1cm del ojo mientras trata de decir una frase entera sin trabucarse. Espantosa vocalización la de la mayoría de los actores de esta serie, parece que nunca tomaron clases de dicción, de las pocas cosas que valoro de la Escuela. Esta claro que el mundo está muy mal repartido: al actor pobre, las ostias le llueven por todas partes, esas mismas de las que están a falta aquellos que ocupan puestos que les vienen grandes, actoralmente hablando, excepto para llenar sus bolsillos. En fin, casos inexplicables para la ciencia, para todo lo demás, Barce-nás.

Por cierto, ahora va el vídeo en el que intervengo, lo pongo para elevar mi ego y satisfacer el deseo carnal e irrefrenable de mis innumerables fans.


No hay comentarios: