Sé bienvenido al reino del Trasgu

Sé bienvenido al reino del Trasgu. En este pequeño escondite se albergan sus tesoros más preciados.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Visitas Turísticas Teatralizadas Valladolid

El contacto espontáneo con el público de la calle, la tramoya y artificio, el poder del presente, el vestuario, las circunstancias dadas, los entornos, el uso de cuerpo y la voz, el público...


Todos estos factores y muchos más, intervienen en esta experiencia actoral única, altamente recomendable para ampliar horizontes, recursos y modos de contar, entre la "Mímesis" y la "Diégesis". Ya que eso es a fin de cuentas un actor: una historia universal andante y palpitante. Una sucesión de emociones y sentimientos deseosos de encontrar empatía y consciencia en los otros.


"Otra de fantasmas" es una visita imprescindible para el disfrute de turistas y vallisoletanos, que pretende convocar a los "espíritus” del pasado para de su mano, reconstruir un Valladolid ya desaparecido, en el que ubicar e imaginar el acontecer de personajes relevantes de otro tiempo.

Organiza:
Oficina de Turismo de Valladolid.
C\ Acera de Recoletos 47004 Valladolid
informacion@valladolidturismo.com y 983219310.
Definición:
Otra de Fantasmas.
Horario: Sábados 22h.
Actores: Yolanda Calzada e Iván Trasgu


ENCLAVE 1. PLAZA DE COLÓN. DON TELLO Y DON JUAN DE VARGAS.

El poeta José Zorrilla recogió en sus Obras Completas, una leyenda denominada: "Recuerdos de Valladolid: Tradición.", que posteriormente denominó "Justicia de Dios" y actualmente es más conocida como "Leyenda del Campo Grande", que al parecer, según comentan, escuchó repetidas veces a un fraile carmelita amigo de su padre. De nuevo la Tradición Oral omnipresente en todo.


En el Siglo XVII, la villa de Valladolid no contaba aún con el monumento a Colón. Un amplio patrimonio conventual poblaba el Campo de la Verdad o Campo de Marte, denominado de ambas formas, por ser un lugar frecuentado por duelistas que acudían a su esplanada en la noche para ajustar cuentas.

cortesía de www.todovalladolid.com

La parte de mayor carga moral de esta historia, se vivencia a través de los ojos de un anónimo cenobita de luenga barba, ojos claros y amplia frente, que se halla en una celda del ya desaparecido Convento Capuchino de San José. Sus aledaños son el referente espacial donde transcurre la parte más cruenta esta leyenda. A través de la ventana de dicha celda, el monje es testigo de los actos que en ese momento acontecen.

Dibujo de Ventura Pérez del desaparecido convento de San José de los padres capuchinos

Un duelo entre dos caballeros motivado por rivalidades amorosas, dos muertos en una misma noche y un cenobita, testigo de todo, que duda de la Justicia de Dios aplicada por los hombres, desemboca en una resolución a través de un suceso místico que deja la tensión dramática en lo más alto.

La leyenda: "Tradición". Del pintor cubano Gabriel Osmundo Gómez.

Este descomunal y angustioso cuadro del Romanticismo, puede contemplarse en la Casa Museo de Zorrilla en Valladolid. Si lo desea, puede conocer más sobre la Plaza de Colón gracias a Vallisoletvm.

Si lo deseas puedes leer más sobre esta leyenda en Vallisoletvm y también en Domuspucelae.

Si lo tuyo no es leer, sintiéndolo mucho, sólo te queda la opción de ver al Trasgu en acción, recreando un fragmento de la leyenda .




ENCLAVE 2. INTERIOR DEL CAMPO GRANDE. LEONOR DE VIVERO.

Campo de la Verdad, Campo de Marte y durante los siglos XV y XVI también denominado "La Hoguera” o “El Brasero”. ¿Adivinan por qué?...

Emplazamiento actual aproximado del lugar donde la inquisición asesinaba a los mártires

El Campo Grande fue patíbulo y humilladero, testigo de innumerables atrocidades consistentes en quemar, guillotinar, torturar, crucificar como a su dios y aspar, a personas vivas, argumentando que eran herejes.


Para la inquisición un Hereje era todo aquel que no pensara igual que ellos. Proviene del griego "hairesis", que significa "elección". Con esto todo esta dicho ya. Si eliges: hereje.

Francisco de Goya - Escena de Inquisición

La familia de los Cazalla era luteranista, es decir, pensaban diferente. En su casa se reunían gentes con ideas diferentes. La inquisición trató a esta familia de forma muy diferente...


Para hacerse una idea de la mala leche que gastaba la iglesia católica, informaros que instauraron la tortura y la ejecución pública a través de instrumentos como la guillotina y el garrote vil.


Desenterraban como práctica habitual, restos de cuerpos de familiares acusados de herejía después de años, para quemarlos. Los vivos que no se arrepentían de lo que tocara arrepentirse, eran quemados vivos. Derribaban sus casas y salaban sus sembrados, construían paredones de piedra con letreros avisando de lo indignos que eran quienes profesaban otro modo de pensar a modo de advertencia.

Sobre acusaciones de herejía no se libraban ni frailes ni monjas. Delatar, conspirar y traicionar eran prácticas habituales. En resumen, a tomar por culo los Mandamientos 2, 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 10 de una tacada. ¿quién es el pecador ahora? La inquisición al completo por supuesto.


El papel de Leonor de Vivero, lo interpreta con maestría la excelente actriz vallisoletana Yolanda Calzada. Su entonación aguda junto con una respiración entrecortada que no parece alcanzar nunca el resuello y un llanto incesante fruto de la desesperación, transmite en el espectador temor y angustia a partes iguales, colocándole en un estado de alteración emocional e inquietud.


Por añadidura, el semblante mortuorio y la presencia firme pero atormentada del personaje, traslada a los presentes a un paraje en que el mal en estado puro disfrazado de Religión católica, campaba impune y a sus anchas.


El Auto de Fé consistía en asesinar en la Plaza Mayor públicamente a las personas que había que quitarse de en medio.


Lo cierto es que ni Dios ni Satán se pasaron por allí nunca para dar Fé de su Autoría, de lo que se deduce que ser Santo o Hereje, no estaba en manos de Dios, sino de unos pocos psicópatas con poder. Igual que en la Actualidad, pero sin pena de muerte (de momento).


La autodenominada: "santa" inquisición (que de santa tiene lo que de inocente), era una Oligarquía de criminales genocidas cuya ignominiosa Sede de asesinos a nivel europeo, se encontraba en Valladolid, para mayor deshonra, vergüenza ajena y asco, de los que ahora la habitan, que tienen que escuchar los nombres de calles, plazas y lugares que rememoran a asesinos múltiples y consentidores de crímenes de personas cuyo único pecado fue Existir.


Los inquisidores atendían a los cánones por los que se rige un psicótico. Sobrevivir a toda costa eliminando a los demás, aniquilar a la competencia y suplantar los puestos de poder de otros sin ningún tipo de remordiento. Un grupo de poderosos asesinos intocables respaldados por la religión católica.


Los mismos que se jactaban de haber crucificado y matado a su propio dios 15 siglos atrás para alcanzar la Expiación de sus propios pecados, eran los que ahora se dedicaban a recrear una y otra vez aquél histórico asesinato: Matar Hoy para mantener viva una tradición de Ayer dañina y caduca. ¿Les suena esto en otros contextos?.


Su máxima: aterrorizar sistemática y públicamente al indefenso Vulgo. Exterminar a todo aquél que se asemejera a su Salvador. Alguien cuyo modo de pensar destacara o se saliera de sus normas establecidas.


Los cuerpos de los Mártires, no sólo eran ejecutados públicamente con total impunidad para constatar visualmente lo que le sucedería a quien no acatara los macabros y cuadriculados dogmas establecidos. Eran castigados duramente por el Pueblo, como el que va ahora al fútbol a insultar al árbitro, pero con más privilegios, como escupir, lanzar objetos, insultar, pegar... vale, como el que va ahora al fútbol.


La conclusión: que el Pueblo acepta sumiso la Mentira como Verdad cuando la Vida está en juego. Aplaude los actos del opresor por pura Supervivencia y Miedo, considerando a todo aquél que no adopte el Pensamiento Único, como una amenaza para la Tribu.


Así es como se estableció el Imperio de Terror eclesiástico durante cientos de años. A través de un Dogma Impuesto, pero sencillo de acatar, que fue aceptado por sus integrantes como modo de vida ideal, de cuyo molde nadie debe salirse y aquél que lo haga, recibirá su castigo por Aprobación Unánime.



Aún a fecha de hoy, nadie ha pagado por todos esos millones de crímenes contra la Humanidad y saqueos que la inquisición perpetró en nombre de Dios.


Sin embargo, la Humanidad al completo, pagará durante cientos de generaciones el legado que supuso impedir la vida de miles de personas que pensaban diferente, con capacidades muy por encima de las de los demás, que desconocían el miedo y veían con claridad más allá de la vida y de la muerte. Personas que amaban y deseaban de forma Universal.


Mártires que nos habrían entregado incondicionalmente la capacidad de acercarnos a la inmortalidad amando, de haberlos permitido vivir. Si por ellos hubiera sido, nos habrían enseñado que la codicia, el rencor y la envidia, se superan amando. El Ser Humano no podrá avanzar nunca, si mata a aquéllos que vienen a enseñarle a Amar.


Por contra, en la actualidad, el Pueblo está tan dis-traído y entre-tenido que no hace falta matar a nadie para dominarlo: es manso y sumiso como una mascota. Sólo hay que darle:


Si queréis conocer más sobre cómo trataba la maldita inquisición a los genios de la historia, podéis hacer clic en este enlace: Visita guiada que hizo Teatro del Azar el Día Mundial del Teatro para recordar las atrocidades de la inquisición en Valladolid en nombre de Dios.

Si ardéis en deseos de conocer más, podéis hacer clic en la familia Cazalla y los Autos de Fé.

También podéis disfrutar como heréticos de Häxan


Una maravillosa película de culto sueca de los años 20 que supone un brillante alegato que desenmascara el papel asesino y cruel de la Iglesia y la Inquisición durante la época medieval.


ENCLAVE 3. MONASTERIO SAN JOAQUÍN Y SANTA ANA. ANTONIO DE SALAZAR.

Entre la realidad y la ficción, se halla la recreación teatral de este personaje, que fue Regidor de la Villa de Valladolid en el siglo XII, cuando existían ya 8.000 habitantes y propietario de la casa donde está ahora ubicado el monasterio.


Cuenta la leyenda, que años después de descansar sus reliquias en un arca ubicada en el Coro del convento, un escribano del Rey, hizo constar que al morir, su corazón fuese depositado en el Coro del convento.


Su depositor/a no tuvo otra feliz idea, que incorporar el cilindro en cuyo interior se hallaba la víscera, al interior de el propio arca. Desde entonces se cuenta, que el fantasma atormentado de Antonio de Salazar, vaga por la actual ciudad de Valladolid en busca de almas que carecen de corazón, para entregarles el corazón del interior del cilindro y poder lograr al fin de nuevo la Paz Eterna.


ENCLAVE 4. ARCHIVO MUNICIPAL. FRANCISCA DE TÁBORA Y EL CONDE DE VILLAMEDIANA.

De nuevo la actriz vallisoletana Yolanda Calzada encarna a Francisca, mujer por la que Felipe IV intermedió para que el Conde de Villamediana consiguiera sus íntimos favores. Fue escritor amigo de celebridades como Lope de Vega, Luis de Góngora y enemigo de otras como Quevedo. Mujeriego, jugador, bisexual y amante de la buena vida.

Yolanda Calzada
A Doña Francisca de Távora, aristocrática hija de una linajuda familia portuguesa, se la considera la primera aventura extramatrimonial del Conde de Villamediana, el cuál fue asesinado en Madrid por ballesteros reales del Rey Felipe IV y quedaron impunes a causa de la alta protección de que gozaban. Al Conde se le sepultó en la bóveda de la capilla mayor del Convento de San Agustín, actual Archivo Municipal de Valladolid.


La causa de su asesinato se le atribuye al ferviente deseo de los inquisidores por apartarle de en medio. Sus gustos sexuales eran desviados y su modo de vida era una peligrosa antítesis del modelo implantado a seguir desde el terror y el miedo. Sus sirvientes también pagaron con su vida. Fueron quemados vivos por la inquisición en la plaza Mayor de Madrid.


ENCLAVE 5. MONASTERIO DE SANTA CATALINA. JUAN DE JUNI.

Juan de Juni o de Joigny (Francia). El maestro entallador de imágenes cristianas de alto contenido en morbo que asombró a todos y levantó envidias entre muchos de sus compañeros de profesión.


Este viajero incansable por motivos laborales, a punto estuvo de morir recién iniciada su carrera artística. Poco después se recuperó y dejó su impronta en Ávila, Italia, León (Hostal San Marcos), la Inmaculada en Orense, Oporto, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria (Burgo de Osma), Valladolid (El Entierro de la de dios es Cristo, Busto del Ecce Homo, San Juan Bautista, Virgen de las Angustias dolorosísimas de la muerte, Retablo Santa María la Antigua... y la ostia en verso).


La cuestión es que sus restos y los de su familia se hallan en el Monasterio de Santa Catalina, por esa razón, la visita termina en ese enclave. Toda la vida dedicada a crear arte para los demás y al final no queda en la Historia más que un retrato guarro suyo en una calidad pésima. (Es lo único que he podido encontrar en la red). Después de tanto todo, para nada.


Me quedo con las palabras que supuestamente le dijo su amigo Fray Antonio de Guevara, osea, Fray Toño: "Con el vicio nacional de la envidia, o la perseguimos o somos perseguidos".


Si alguien se lo perdió o estáis interesados en conocer la historia más particular de la ciudad de Valladolid, os recomiendo el libro: "Rincones con fantasma", publicado por Juan Carlos Urueña Paredes. Un paseo por el Valladolid desaparecido. Puedes descargarlo también en la foto:


Gracias por leer mis palabras. Si has llegado hasta aquí, eres mi héroe/a favorita. Ten por seguro que esta historia te habrá sido y será de utilidad. Comparte y disfruta la sabiduría. Está al alcance de todos.

viernes, 3 de junio de 2016

Cuentos de Terror en La Moraña

Noche de brujas, Víspera de Todos los Santos o Halloween. Una ocasión anual para poder contar leyendas, historias de miedo y misterio. En esta ocasión, fui contratado por un grupo de amigos que se juntaron para pasar una noche muy especial y única.


El miedo fusionado con el humor, produce un cóctel emocional muy apetecible para el público. Si además el espacio donde se cuenta acompaña, los resultados son excelentes. En esta ocasión, el lugar fue una bodega cercana a la zona de "La Moraña". Mientras ambientábamos el espacio con velas y artificio, Javier, el contratante, me comentó que aquella bodega fue construida en torno al 1879. También señaló algunos rastros y marcas hechas por humanos que mostraban un aspecto incluso más antiguo, quien sabe si de la época de los mozárabes.



El espectáculo comenzó a las 00h. como el ritual merece. Los convidados se reunieron en torno a la entrada. La luz de la luna y de las antorchas junto con la banda sonora de "Eyes Wide Shut" sonando al revés producía el desasosiego, intriga y risas nerviosas deseadas: preclaros designios de que el panorama estaba listo para iniciar la sesión.


Un sonido atronador, indicó a los convidados que ya podían descender escaleras abajo, para sentarse en los bancos apostados en sendos laterales de la bodega. Posteriormente fueron recibidos por un sujeto oscuro pero inspirador de cierta confianza, ante la sordidez de la atmósfera existente. El acto duró dos horas y media. Puede parecer una barbaridad, pero el público se encontraba tan gusto, así como su maestro de ceremonia.


Cuando se produce un nivel de atención alto, el narrador luce sus mejores historias y sale a relucir el humor más auténtico y espontáneo de cada uno de los asistentes. La sesión se convierte en un momento mágico en el que los tiempos de la Humanidad se detienen y confluyen en un todo armónico. La gratitud se eleva sobre todas las cosas y lo trivial trasciende, dando paso a lo extraordinario, único e irrepetible.


Pruebas de valor, dentera y grima, anulación de sentidos corporales para no poder percibir lo que sucede. Risas nerviosas en vista de la desdicha ajena. Protagonistas de una noche inolvidable entre tiempos de carcajadas y de reflexión en que las personas alcanzan una sensación de plenitud interior.


La reflexión sobre esta experiencia, es sobre la felicidad de conocer personas extraordinarias, a las que actualmente les importan las historias y apuestan por este tipo de veladas nocturnas tan especiales.



Sin duda hay cosas que merece la pena vivirlas y no se pagan con nada que pertenezca a este mundo, aunque cuando se regresa a la cotidianeidad, siempre se agradece el pago por una labor bien hecha como fue el caso.


Sólo por minorías de personas como estas, que se ocupan por encontrarse anualmente para festejar la Amistad. Sólo por quienes valoran la Palabra Sagrada de las Leyendas y la Tradición Oral que acompaña al Hombre desde tiempos primigenios. Sólo por el placer de reir y compartir. Sólo por eso, merece la pena continuar en esta peculiar profesión: para presenciar la exaltación de la vida en estado puro. Quien sabe... quizá la Noche de los Muertos, sea en realidad la Noche de los Vivos.


Larga Vida a Noches como esta.

sábado, 23 de enero de 2016

Cumpleaños con padres y madres irresponsables

El otro día acudí a una fiesta de cumpleaños, de unos 35 niños con gran ilusión, cargado hasta las orejas con: marionetas, títeres, globoflexia, pompas gigantes, cuentos, canciones, danzas y juegos. Eran unos antiguos amigos y quería que sus hijas lo disfrutaran a lo grande.


Cuando aparqué el coche, el padre estaba en la puerta esperándome. Me pidió música para poner y dijo que me cambiara a la intemperie, en el portal de al lado, no fuera a ser que los niños me vieran. Traté de restarle importancia al detalle, me caractericé de payaso y entré al lugar en que jugué un rato al juego que en ese momento surgió: pillar y esconderse. Mientras tanto, sonaba la música a un volumen brutal. Con grandes dificultades, conseguí que la bajaran a un volumen aceptable para poder hablar.


Todo intento de generar un ambiente relativamente útil para explicar, contar o proponer de diversas formas posibles, fue inútil. Los niños no atendían. Por añadidura, el cotorreo de las madres y sus risotadas, era incesante, pese a informarles que el asunto también íba con ellas. En cuanto pude ser medianamente audible, inicié el protocolo de siempre, consistente en entretener y divertir con diversas propuestas, sólo la minoría mostraron cierto interés. L@s niñ@s sólo querían gritar, empujarse, chillar, golpearse, hablar a gritos, quejarse de algún encontronazo. Se escuchaban además llantos, estallidos de globos y ruido de objetos lanzados... 

   

Lo más sorprendente era comprobar la desidia absoluta por el juego y la repulsión general hacia todo intento guiado de diversión. El caos lo llenaba todo, lo único que querían era saltar, chillar, pelearse y tirarse por el suelo. No atendían a ninguna propuesta de ningún tipo, sólo a intermitentes amenazas de los padres si los golpes pasaban de cierto grado. Lógicamente, todo intento de tomar las riendas hacia algo constructivo, didáctico, divertido, entretenido, fue un fracaso. Acabé con el traje roto, los botones arrancados, un hacedor de pompas y una marioneta rotos, la armónica abollada y el sombrero deformado.


Son 17 años de profesión y sólo me había sucedido esto en otra ocasión, en un pueblo en que las madres merendaban en una sala aparte, mientras el payaso recibía golpes de los niños al grito de: "Te vamos a matar". Cuando acudí a contarles a las madres que me marchaba de aquel antro por destrozos y agresiones, éstas, salieron en su busca y les metieron una paliza a tod@s indiscriminadamente. Lloraron y acto seguido mostraron sumisión absoluta hacia todo sin rechistar (caso de estudio para la ciencia animal).


Como comentaba anteriormente, durante 1 hora hice uso de todos los recursos cuanto llevaba. Cualquier intento de convocar a la tribu para llevar a cabo un acto común, fue imposible. Descubrí que mi presencia allí era absolutamente innecesaria para los niños, tan sólo un intento desesperado de los padres para que "alguien que viene de fuera intente hacer algo con ellos". Los adultos se mostraban derrotados. Les pregunté si ese comportamiento era normal, hicieron una mueca de indiferencia y continuaron con sus conversaciones sin prestar demasiada atención.


Antes de marcharme, transmití a la madre mi descontento con la educación transmitida a estos niños y la madre me respondió: "Ya majo, si ni la profesora puede con ellos, no sabe qué hacer". Lo mejor estaba aún por llegar, el padre me ofreció lo mejor que tenía: un billete de 20€ y una frase: "Toma anda, aunque sea para gasolina y a ver si nos vemos un día de estos con más calma"... Comprenderá usted, paciente lector/a, mientras lee estas líneas, que no fue cruel responderle mirándole fijamente a los ojos: - Lo dudo mucho.



Mi reflexión es la siguiente: traer un hijo a este planeta es una decisión que debería ser tomada por personas conscientes y responsables de pequeñas vidas presentes y futuras. Es imprescidible dotar de una educación mínima a los hombres y mujeres del mañana. Dejen de buscar en los demás, responsables de sus irresponsabilidades. Comprendan que los "malos" actos que llevan a cabo sus hijos, son fruto de su exceso o falta de acción cuando toca saber ser y estar como persona. ¡¡DESPIERTEN DE UNA VEZ!!. Comiencen a preocuparse por el tipo de personas que serán sus hijos el día de mañana y sobre todo, por el tipo de personas que son ustedes actualmente, ahora mismo, mientras leen estas palabras o cuando se miran al espejo con honestidad y descubren de que están hechos.

Recuerden que en este barco vamos tod@s, no sólo ustedes, y esperar que sean otros quienes eduquen a sus hijos o dejar que se eduquen solos, a libre albeldrío, es escupir hacia arriba: "No heredamos la tierra de nuestros padres, la tomamos prestada de nuestros hijos".