Sé bienvenido al reino del Trasgu

Sé bienvenido al reino del Trasgu. En este pequeño escondite se albergan sus tesoros más preciados.

martes, 3 de abril de 2018

Los Cuentos de la Cerveza

El ser humano siempre ha sentido una fascinación y predilección por la fermentación alcohólica. Se han encontrado restos en las cavernas y prácticamente todas las culturas se han servido de ella.  Diversidad de religiones y culturas representaron el vino o la cerveza a lo largo de la historia.


Sumerios, aztecas, vikingos, celtas, griegos, egipcios, romanos, cosacos, cristianos... ¡Incluso los musulmanes dan buena cuenta de ella!



Aunque en un pasado su receta fue confiada sólo a unos pocos mortales, actualmente este ancestral conocimiento se elabora y disfruta a nivel mundial. Sin embargo siempre fue accesible a todas las escalas sociales. Algunos incluso la adulteraban con cornezuelo de centeno, beleño negro o belladona entre otros alucinógenos. Vida o muerte: Al final todo se lo debemos a bacterias y levaduras.



¿Que tendrá esta materia elaborada que a todos hace descontrolar, perder la vergüenza y la moral?. Hace que sientan cómo sus preocupaciones desaparecen, sus temores se disipan y su valor se ve redoblado en un delirio. Como si un poder superior en su interior, les hiciera creer que están dotados de poderes divinos.



Y es que si algo le ha gustado al ser humano siempre, es alterar su estado de consciencia, vamos que nos encanta estar colocados. Vino o cerveza, todo se va a la cabeza. Pero vayamos ya al asunto, Porque esto son:


¿Quieres promocionar tu fábrica de cerveza con un evento original, directo, único e interactivo que aúne diversión, entretenimiento, cultura, ocio y espectáculo, como nunca antes se ha hecho?.


O quizá sólo quieras disfrutar de la cerveza y seguir leyendo esta publicación... En cualquier caso: ACOMÓDATE Y DISFRUTA, porque pienso ser muy malo. Pronto comenzarás a salivar y tendrás que abrirte una cerveza. No luches contra el deseo: rubia, roja, negra o tostada... Siente su  llamada.


Pero, ¿por qué Cuentos sobre la cerveza, si no existe una temática sobre este asunto? Pues precisamente por eso, porque es NECESARIO. tan necesario como tomar una rica y fresca cerveza. ¿Recuerdas que te advertí que sería malo?


¿Y cómo surgió la idea? Pues gracias a López de Gondomatik wash bar Valladolid, a Hugo de Cartedis, a Cervezas La Virgen y a Flying Inn. El resto todo os puedo asegurar que es Puro Teatro.






Lo que unió la cerveza, que no lo separe el hombre.


A continuación te ofrezco una Heptalogía: 7 vídeos para que conozcas de primera mano como es una sesión de Cuentos de la Cerveza. Vamos con el Vídeo Promocional del evento, en el que se presenta a los patrocinadores y los regalos que se entregaron:


La Tentación y la Cerveza, siempre estuvieron unidos. Aquí tienes el cuento de Pat Diver, en el que sabrás cómo un humilde hojalatero se convirtió en el mismísimo Satanás, después de sufrir la mofa de unos habitantes de Donegal en la Bretaña francesa.


Nos ponemos clásicos, Washington Irwing escribió este cuento en el que la cerveza cobra especial relevancia. Un gran relato para leer o escuchar tomando una gran cerveza.


El público es el protagonista en un espectáculo con regalos. En este vídeo se pone a prueba al respetable con diversas travesuras que siempre conllevan interesantes premios.



¿Qué tal un descansito para coger fuerzas? ¿No estarás pensando en una cerveza, verdad?.


La improvisación es el plato fuerte del Actor-Cuentacuentos, donde despliega sus recursos y busca el reconocimiento a través del riesgo. Esta es una buena muestra de ello.



El penúltimo vídeo lo protagoniza Gabriel, que no es un Arcángel, pero si un superhéroe, pues asegura como puede comprobarse, tener el "Don" de oler cervezas sin necesidad de abrirlas.


Reservo para el final el último cuento de la noche, en el que el público ya estaba calentito y el disfrute alcanzó su cota más alta.



3 comentarios:

Coto dijo...

Superoriginal! Sí señor!

Anónimo dijo...

Fenóooooomeno, pero q arte tienes!!����������

Iván Trasgu dijo...

Muchas gracias Coto y anónimo, la culpa entera es del alcohol.